Internacionales

Coladas de lava más fluidas por el derrumbe en el cono del volcán de La Palma

(EFE) – El derrumbe de parte del cono del volcán de la isla española de La Palma ha generado coladas de lava más fluidas, una situación que vigilan de forma continua los científicos por si se produjera un cambio de rumbo que obligara a tomar medidas.

Cuando se cumplen dieciséis días desde el inicio de la erupción, la lava que emana del volcán de Cumbre Vieja presenta en algunas zonas una anchura de 1.250 metros (300 más que el domingo, debido a que el magma atraviesa terrenos con hoyas que rellena a su paso como si fueran «vasos comunicantes») y sigue ganando terreno al mar: la «fajana» (delta) creada alcanza las 32,7 hectáreas.

De hecho, los expertos han constatado la existencia de tubos volcánicos cercanos a la costa que ayudan a evacuar la lava al océano.

CIFRAS DE DAÑOS EN CONSTANTE AUMENTO

Todas las cifras sobre daños de la erupción van en aumento: la superficie afectada asciende a 413,38 hectáreas (14,2 más que ayer) y el perímetro de la zona dañada es de 36,3 kilómetros (dentro del mismo puede haber áreas que realmente no han sido arrasadas), además del ya citado incremento del frente de la colada.

También se ha registrado un aumento de picos explosivos y la caída de bloques que fueron arrastrados por una enorme cantidad de lava, como consecuencia de la rotura el domingo de parte del cono en la zona oeste, lo que, según el director técnico del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, entra dentro de la pauta de las erupciones estrombolianas.

Asimismo, el Instituto Geográfico Nacional a través de su responsable en el archipiélago español de las Canarias, María José Blanco, apuntó que no se pueden descartar nuevos focos de emisión alrededor del cono principal, después de que colapsase la pared lateral y se produjese un derrame del material contenido en un conelete, un lago lávico.

Ello generó una gran extensión de lava que, a su vez, arrastró grandes bloques del cono.

Otro datos facilitado es el de la emisión de bombas basálticas, con un alcance de hasta 800 metros dentro del radio de exclusión, por lo que se ha prevenido al personal de atención de emergencias y a los científicos.

Además, la columna de cenizas y gases alcanza una altura de 4.500 metros.

MAYOR SISMICIDAD A NIVELES PROFUNDOS

En la misma línea, ha aumentado ligeramente la sismicidad en La Palma, pero a niveles profundos de la corteza (entre 10 y 15 kilómetros e, incluso, más de 25), por lo que el Pevolca considera que en principio no hay que temer que los temblores generen nuevas bocas.

Lo que no se descarta es que la población pueda sentir más terremotos y que se produzcan pequeños derrumbes, dado que se han contabilizado decenas de eventos de magnitud superior a 3 grados en la escala de Richter.

En cuanto a la emisión de gases, ayer se alcanzaron valores cercanos a las 16.700 toneladas y se han registrado 1.748 toneladas diarias de CO2.

Los niveles de gases, en concreto de CO2 y ácido clorhídrico, también son vigilados por barcos científicos en la zona de la «fajana».

Ante todos los datos en torno al volcán, el presidente regional de Canarias, Ángel Víctor Torres, reconoció hoy que no se sabe en qué momento está la erupción, pero no parece que el final esté cerca.

AYUDAS A LOS AFECTADOS

Entre los trabajos que se llevan a cabo para hacer frente a los daños, hoy celebró su primera reunión la Comisión Interministerial para la ejecución del Plan Especial para la Reconstrucción de La Palma, de la que forman parte doce ministerios.

Se trata de uno de los equipos constituidos para canalizar las medidas, junto a la Comisión Mixta para la reconstrucción, recuperación y apoyo a esa isla, que reúne a los gobiernos central y canario y a las autoridades de La Palma y de los municipios afectados de Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte.

Ello se produce después de que el pasado martes el Consejo de Ministros acordara declarar La Palma como ZAEPC (zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil, la antigua zona catastrófica) y aprobara una primera partida de 10,5 millones de euros (12,2 millones de dólares al cambio actual) para la adquisición de viviendas y enseres de primera necesidad.

Mañana, martes, está previsto que el Gobierno apruebe, vía decreto ley, un plan de ayudas de 206 millones de euros (cerca de 240 millones de dólares) que se destinará «de manera urgente» a la reconstrucción de infraestructuras, entre ellas el suministro de agua, para el sector agrícola y el turístico, para el fomento del empleo y como incentivos fiscales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba